El inglés es la asignatura pendiente de muchos y, ya sea por pereza o por falta de tiempo, es una asignatura que muchos van dejando de lado hasta que llega el momento de buscar trabajo y se arrepienten del tiempo perdido. Por eso, ahora que llega el verano, es el momento perfecto para mejorar nuestro inglés.

Los idiomas, y sobre todo el inglés, son una de las mejores bazas para enganchar con nuestro currículum. Aún así, muchos españoles todavía no se han animado a mejorar ese aspecto de su formación, en muchos casos por falta de tiempo. Con las vacaciones llega ese momento en el que no tendrás excusa y en el que tendrás muchas oportunidades para practicar.

Para mejorar por tu cuenta en el día a día hay muchas opciones: ver películas en versión original, intentar entender las letras de las canciones en inglés, jugar a videojuegos en inglés, ir a zonas turísticas y animarse a hablar con extranjeros, viajar fuera de España… Algunos de estos pequeños consejos ya los repasamos hace un tiempo.

Sin embargo, a veces esto no es suficiente, y para que nuestro empeño tenga éxito es conveniente apuntarse a algún curso que nos anime a ir paso a paso y al día desde el principio, sobre todo si no tenemos una base sólida. Lo más difícil es empezar, ¡pero luego aprender es muy satisfactorio!

Otra opción aprovechando las vacaciones es hacer un curso de inmersión lingüística, donde no permiten hablar español. Es una opción recomendada para iniciados que quieran mejorar su inglés hablado.

Y si este verano no tienes vacaciones, también puedes mejorar tu inglés, porque existen cursos intensivos de una semana o un fin de semana.

Tienes muchas opciones: busca la tuya y aprovecha el verano mejorando tu formación.