Según la wikipedia, en sus orígenes el término emprendedor se utilizaba para designar a personas amantes de la aventura. Luego se le dio una connotación más comercial, aplicándolo también a los que asumían un riesgo económico para poner en marcha su propio negocio. Si quieres convertirte en un moderno aventurero, iniciamos con este post una serie dedicada a emprendedores, en la que te daremos a conocer todas las claves para poner en marcha diversos negocios.

Escuela Infantil

Los servicios que debe proporcionar una Escuela Infantil consisten básicamente en satisfacer todas las necesidades que puedan tener niños de 0 a 3 años: cuidados físicos (comidas, tiempo de descanso, higiene), organización de juegos y actividades educativas, con el fin de que se sientan como en su propia casa. 

Los primeros pasos

Antes de establecerse en una zona concreta es conveniente hacer un pequeño estudio de mercado para averiguar la edad de la población del lugar, el número de niños que han nacido, así como el número de centros que hay abiertos en la zona.

Una de las principales dificultades que se plantean a la hora de montar una guardería es que existen muy pocos locales que cumplan con todos los requisitos necesarios. Cada Comunidad cuenta con su propia legislación. Por lo general, se pide que el local cuente con un mínimo de tres clases de 30 metros cuadrados cada una, además de una sala para comedor, un patio de juegos, cocina y un aseo para el personal. Cada aula debe disponer de su propio cuarto de baño adaptado para niños. 

El acondicionamiento del recinto ha de realizarse con mobiliario que no resulte peligroso para los niños, utilizando materiales no tóxicos. También se limita el número de plazas por aula: ocho alumnos si son menores de un año, 13 de uno a dos años y 20 de dos a tres años.

El capital humano y la gestión

La normativa exige que el personal esté formado por maestros con la especialidad en educación infantil y por técnicos superiores en educación infantil o técnicos especialistas en jardín de infancia. El centro también debe contar con personal que se haga cargo de la limpieza y la cocina. En algunas guarderías se suele subcontratar el servicio de catering. También es conveniente contar -como personal externo- con un psicólogo y un pediatra. Por lo general, la administración del centro suele quedar en manos de los propietarios.

Los clientes

Son, fundamentalmente, parejas con hijos en las que ambos cónyuges trabajan, y el servicio más demandado es la atención a niños de 0 a 3 años. Ganarse la confianza de los padres es básico para el negocio, por ello, la vía más efectiva para darse a conocer está en el boca a boca, labor que se puede apoyar con la publicación de anuncios en prensa local, en guías especializadas, internet y las campañas de buzoneo en la zona donde se ubique el centro.

Soluciones originales

Los centros que ahora se crean ofrecen horarios más amplios y asistencia en periodo de vacaciones para dar mayores facilidades a los padres que trabajan. Otro punto que se valora mucho es la calidad de los servicios: ofrecer comida casera, contar con pediatras, disponer de zonas al aire libre para los niños y la posibilidad de realizar actividades como natación o inglés, son los más valorados por los padres.

En cuanto a la ubicación del local, ya se han comenzado a establecer guarderías en parques empresariales y dentro de algunas compañías.

 Claves para el éxito

  • Elegir una zona en expansión o con poca competencia
  • Decorar el local para que resulte luminoso, agradable y cómodo
  • Ofrecer horarios amplios y servicios en temporada de vacaciones
  • Cuidar al máximo las comidas, la higiene y formación de los niños
  • Pistas en Internet: Asociación Nacional de Escuelas Infantiles

Plan de empresa

Requisitos mínimos para la puesta en marcha de una Escuela Infantil