A diario hay que encargarse de multitud de tareas. Algunas veces se entremezclan inevitablemente con quehaceres domésticos. Al final, tu mente termina desbordándose, no es capaz de gestionar tal cantidad de cometidos. Las apps han venido al mundo para hacernos la vida más fácil. Descubre estas cinco aplicaciones que te ayudarán a organizar tu trabajo ¡e incluso tu vida fuera del trabajo!

Trello: el tablero con post-it de toda la vida engrandecido

Esta aplicación es muy sencilla, pero sus posibilidades son casi inagotables. Tanto es así que la puede usar desde una gran compañía para asignar tareas a los empleados hasta un solo usuario para organizar su día a día.

Consiste en un tablero donde puedes colgar tareas. Las tareas son recuadritos a modo de post-it a los que les puedes asignar etiquetas, adjuntos, comentarios, plazos… Y las tareas se pueden agrupar en listas. Por ejemplo, “pendientes” y “hecho”; o bien “trabajo” y “casa”; o “gestión”, “comunicación” y “cuentas”… También puedes tener varios tableros.

Lo más interesante es que se puede compartir con otros usuarios, lo que convierte a esta app en una herramienta ideal para el trabajo colaborativo.

 

Do it (Tomorrow): lo que no puedas hoy, déjalo para mañana

Es también un gestor de tareas, pero muy distinto al anterior. Que emplees uno u otro dependerá de la complejidad de organización que requieras. Puedes incluso combinarlos. Si solo necesitas recordar unas pocas (pero importantes) tareas a corto plazo, esta es tu aplicación. Tan a corto plazo que solo permite anotar en el día y al día siguiente. Ahora bien, no hay que subestimar esta herramienta por simple. Es realmente potente. Te servirá para anotar los cometidos de un día para otro y marcarlos como hechos.

Es gratuita para Android, aunque no para iOS. Sin embargo, en la App Store se puede encontrar una aplicación prácticamente igual, gratuita: Everyday Notes Monthly.

 

Toggl Time Tracker: calcular el tiempo que de verdad te cuesta hacer una tarea

Con esta aplicación se mide la productividad. De nuevo, se trata de una herramienta tremendamente simple que puede emplear desde una compañía con numerosos empleados hasta un solo usuario. Cuando empiezas una nueva tarea, le das al play y se inicia la cuenta. Cuando termines, le vuelves a dar y se para. Ya está registrada la tarea. Le asignas un nombre, que puede anidarse en un concepto más general y la puedes volver a activar siempre que te pongas con ella. Por ejemplo, “buscar registros” (tarea específica) en “campaña de mailing” (concepto general).

Lo interesante es que la app te crea informes de productividad y estadísticas, así podrás contar cuánto tiempo has invertido en un proyecto. En las versiones pro te permite asignar un presupuesto a las horas para calcular también los costes.

 

Dollarbird: la contabilidad diaria en el bolsillo

Esta aplicación hará las delicias de los autónomos, aunque también le puede sacar partido cualquiera que tenga que registrar gastos, sin llevar una contabilidad demasiado compleja. La interfaz es un calendario. Cada día se anotan los gastos. Le sacarás más partido si los clasificas por los conceptos que consideres. La aplicación ya te propone algunos, pero en inglés. De nuevo, lo interesante son las gráficas e informes sobre gastos. También es resulta muy útil la predicción de los gastos que se repiten mes a mes. Si partes de un montante general, te va indicando lo que te queda a medida que vas anotando gastos.

La versión pro tiene dos funcionalidades muy atractivas. Por un lado, dispones de hasta 20 calendarios; por otro, podrás compartirlos con otras personas y llevar las cuentas entre varios.

 

Simplemind: organízate con mapas mentales

Los mapas mentales son ideales para asimilar ideas complejas. Cuando tienes entre manos un proyecto que se te escapa un poco, prueba a atraparlo en un mapa mental. Es una técnica se suele emplear en modo analógico, pero con esta aplicación podrás hacerlo en digital. ¿Las ventajas? Puedes trabajar a partir de las plantillas de mapas que te dan, añadir imágenes que tengas guardadas y abrirlas clicando en ellas, añadir notas a cada ítem, arrastrar y pegar elementos…

Esta aplicación es ideal para preparar una presentación, una reunión o incluso un discurso y llevarlo en la mente como si fuera un mapa que te conduce visualmente por los contenidos. No se te escapará ni uno.