El desempleo juvenil continúa siendo uno de los mayores lastres a los que se enfrenta el  mundo en general y España en particular. Según declara la OIT (Organización Internacional del Trabajo) combatir la tasa de paro entre los jóvenes es decisivo para potenciar el desarrollo y el crecimiento de los países y conseguir poblaciones más felices. Invertir en políticas que activen el empleo entre los jóvenes es ofrecer unas expectativas positivas de vida.

Para analizar y poder comparar la realidad y condiciones de los jóvenes tanto en España como en el resto de la UE, el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, centro impulsado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), ha creado una herramienta basada en fuentes estadísticas e investigaciones propias, ProyectoScopio.

Este proyecto tiene como finalidad desarrollar instrumentos que sirvan como observatorio de la juventud europea. Recientemente han presentado el Índice de desarrollo juvenil comparado 2016, en el que se examinan las condiciones vitales de este colectivo dentro de la población.

Los datos no son muy favorables. Según apunta este índice, los jóvenes españoles (población entre los 15 y los 29 años) se encuentran a  la cola de la UE en cuanto a desarrollo. Empleo y educación son las dimensiones que hacen caer la posición de la juventud española comparado con el resto de la UE, por detrás incluso de Grecia o Portugal, países con los que suelen compararse.

Las cifras sobre desempleo juvenil continúan siendo muy elevadas

La tasa de paro media en Europa de los jóvenes es de 17,6%. En España este dato alcanza el 39,6%, solo por detrás de Grecia (41,5%). Se producen grandes diferencias dentro del mismo territorio. Canarias es la comunidad autónoma que tiene una mayor tasa de desempleo juvenil, con un 47,3%. De hecho, es la región con la cifra más alta de toda la UE. En la parte baja de la tabla se encuentra, liderándola, Austria con una tasa de desempleo juvenil del 8,8%.

Emanciparse significa principalmente conseguir un trabajo con el que poder ser independiente de la renta paterna. Los jóvenes españoles se independizan a los 29 años de media aproximadamente. Junto con portugueses e italianos son los que más tarde lo hacen. En este sentido, no solo influyen los conocidos datos de desempleo, sino que los acompañan una cultura en la que se mantiene durante más tiempo la permanencia en el nido paterno.

Dinamarca es el país con el mejor resultado sobre emancipación de sus jóvenes. Considerado el valor máximo (1) de la tabla, la media de la UE obtiene el valor 0,36. Dentro del territorio nacional, que tiene de media un 0,16, se posiciona la Comunidad Valenciana, con un resultado de 0,23, el mejor a nivel nacional.

Desempleo juvenil

Mejores datos en educación con el País Vasco como referencia

España obtiene datos similares (0,51) en cuanto a participación de los jóvenes en educación a los de Europa (0,57). Lituania y Polonia son los países europeos donde la dimensión de la educación alcanza mejores resultados, con un 0,85 y un 0,75 respectivamente sobre 1. El País Vasco es la tercera región en obtener mejores resultados, con un 0,74. Otro dato relevante que mejora los resultados obtenidos en educación son los estudios universitarios en el que los jóvenes españoles (0,5) superan a la media de la UE (0,39).

Con estos datos preocupantes sobre paro y abandono de la formación, el término despectivo ninis, que hace referencia a los jóvenes inactivos que ni estudian ni trabajan, pone el foco y la responsabilidad en los propios jóvenes. Sin embargo ¿se están ofreciendo oportunidades y trabajando para que las expectativas de futuro sean atractivas para esta parte de la población?