En las últimas semanas hemos visto muchos titulares sobre el incremento de los precios de los alquileres españoles, sin embargo, ¿esta subida está justificada? Es más, ¿es acorde a los salarios que percibimos? Según datos del último Informe Infoempleo Adecco, el sueldo medio mensual de la categoría profesional de empleados y técnicos (sin incluir variable y en 14 pagas para una jornada laboral completa) es de 1475 €.  

Analizamos junto a Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, a qué se debe esta situación y las razones que están detrás de los escandalosos precios del alquiler de viviendas.

¿Por qué está volviendo a subir los precios de los alquileres? 

Aquellas zonas de España con una mayor tensión en los precios son las que resultan más atractivas para la demanda. Así, los centros de las grandes ciudades como Madrid y Barcelona han estado subiendo interanualmente a ritmos de dos dígitos porcentuales desde hace más de un año, lo que está provocando un efecto “mancha de aceite”.
Esto significa que muchos inquilinos, ante la imposibilidad de pagar las altas rentas que se están pidiendo, se trasladan a zonas de la periferia con vivienda de alquiler más asequible.
Sin embargo, la presión de la demanda unida a la escasa oferta, también extiende las subidas a estas zonas.

Las generaciones más jóvenes están marcadas por condiciones laborales que les imposibilitan acceder a una vivienda de compra, puesto que no logran tener el ahorro suficiente para cubrir la parte no financiada. Por otro lado, la falta de suelo finalista limita el desarrollo de proyectos residenciales en las principales capitales.
Igualmente, la alta rentabilidad que ofrece el alquiler atrae al inversor nacional e internacional. Asimismo, existe cierto trasvase del producto de alquiler residencial al turístico en ciertos núcleos debido a su mayores réditos y a la seguridad de su gestión.

Madrid, País Vasco y Baleares a la cabeza en precios

Según el último informe de precios de alquiler de pisos.com, correspondiente al primer trimestre de 2018, los alquileres más altos estuvieron en las regiones de Madrid (1.325 €/mes), País Vasco (1.096 €/mes) y Baleares (1.030 €/mes).

Por otro lado, las rentas más económicas se dieron en Extremadura (439 €/mes), Castilla-La Mancha (464 €/mes) y Galicia (545 €/mes). En el primer trimestre, el incremento más llamativo tuvo lugar en Canarias (11,19%), y el recorte más alto se produjo en Castilla-La Mancha (-4,67%). Cataluña (22,19%), Madrid (21,56%) y Navarra (21,24%) arrojaron las subidas más altas de un año a otro. El único ajuste interanual tuvo lugar en Castilla-La Mancha (-0,39%).

 precios CCAA alquileres

A pesar de los precios, ¿se siguen firmando contratos de alquiler al mismo ritmo? 

El mercado de alquiler es un mercado muy dinámico, con una rotación alta, en el que las decisiones se toman muy rápido. De este modo, la mensualidad sube si encuentra consumidores dispuestos a pagar ese precio por ese producto. Si por lo contrario no los encuentra, la corrección es muy rápida. Por lo general, en las zonas donde la tendencia de precio va en incremento, los contratos se cerrarán rápido, prácticamente en el mismo día de la visita. Un ejemplo basado en datos de Barcelona: en los últimos se han firmado 40.623 contratos de alquiler en 2015, 42.182 en 2016 y 49.953 en 2017, previéndose que se superen los 50.000 contratos de alquiler al año en 2018.

¿Qué alternativas existen para aquellas personas que tengan dificultades para acceder a un alquiler?

El problema de fondo en el acceso al alquiler, sobretodo, en los distritos céntricos de las grandes capitales, no es tanto el precio, que lo es, sino más bien los bajos salarios. La brecha entre mensualidad e ingresos se agrava cada vez más. Por este motivo, si en la situación económica de un potencial inquilino no existe previsión de mejora a corto/medio plazo, la alternativa será buscar vivienda en localizaciones más asequibles. Si a lo que no se quiere renunciar es a la ubicación, la alternativa es compartir piso. Se trata de una opción que ha dejado de ser coto exclusivo de estudiantes. Actualmente, hay un grupo más amplio, formado por un segmento más maduro que decide compartir gastos y zonas comunes en una vivienda alquilada por habitaciones.