Trabajar desde casa está cada vez más extendido. Hay múltiples herramientas que lo hacen posible y las empresas están empezando a superar los prejuicios sobre esta forma de cumplir la jornada. Además, es el hábitat natural de muchos autónomos. Te ofrecemos 25 claves divididas en 5 aspectos generales sobre los que debes pensar si vas a pasar tiempo en casa trabajando.

El espacio de trabajo dentro de casa

  • Busca un lugar tranquilo de día y de noche. Piensa en que puede que necesites trabajar cuando todos duermen o cuando vuelven a casa a descansar, por ejemplo.
  • Habilita tu espacio con comodidad. Te en cuenta que la iluminación y el mobiliario sean los adecuados.
  • Piensa en la versatilidad y funcionalidad. Repasa todas las tareas que realizas y asegúrate de que las puedes cumplir en el espacio que has buscado o que tienes una buena alternativa si debes desplazarte en un momento dado.
  • Es importante que tu puesto no esté en el centro de la casa si convives con otras personas. Te evitarás discusiones innecesarias.
  • Desgrávate gastos y suministros del hogar si eres autónomo.

Interrupciones en la jornada y convivencia en el hogar

  • Lo primero que tienes que dejar claro si convives con otras personas y en tu entorno social es que, en tu horario, estás en la oficina, no estás disponible.
  • Si te has ubicado en un estudio o habitación, no dejes entrar a todo el mundo en todo momento. Habla con tus familiares para que sigan unas ciertas normas, como por ejemplo, llamar antes de entrar o bien no descolocar lo que tu has dejado dispuesto de determinada forma.
  • Establece periodos cortos de tiempo para atender las interrupciones de una manera ordenada. Así podrás decir cosas como “dentro de 7 minutos te contesto” y no abandonar lo que estás haciendo por una interrupción.
  • Que no se note tu presencia, hazte invisible. Esto quiere decir que no participes en conversaciones y que no te inmiscuyas en la vida de la casa cuando tú supuestamente no estás para atender a nada más que a tu trabajo.
  • Asegúrate de que todo está controlado antes de empezar a trabajar. Si vas a realizar una actividad cuando hay niños o personas dependientes en casa, anticipa las necesidades que se les pueden presentar y los momentos de aburrimiento.

trabajar desde casa

Organización y planificación de tu tiempo efectivo

  • Asígnate un horario, a ser posible todos los días el mismo para no descabalar tu biorritmo. Ten en cuenta los imprevistos e inclúyelos en tu timing.
  • Divide el tipo de tareas que realizas y repártelas en función de la concentración y los medios que requieran. Esto incluye las que realizas en la empresa, si combinas los dos tipos de jornada.
  • Contabiliza el tiempo real que trabajas para poder hacer previsiones sobre los objetivos que te propongas.
  • Haz un listado con las cosas que te interrumpen, los ladrones de tiempo. Prevelos y anticipa la solución.
  • Ten a mano todas las herramientas y apps necesarias para compartir y trabajar on line.

Separar la vida laboral de la personal

  • Un primer consejo que puede parecer banal: vístete para trabajar. No tienes por qué ir demasiado formal. Ponte ropa cómoda pero que no sea un pijama ni nada que emplees cuando estás en casa sin trabajar.
  • Cuando se deja de compartir un espacio común, como es una oficina, se tiende al aislamiento. Trata de cultivar las amistades y planifica encuentros con profesionales que no se reduzcan a lo digital. Busca espacios físicos, como reuniones, conferencias, ferias o asociaciones, por ejemplo.
  • Ten en cuenta que el horario que establezcas determina tu separación entre la vida laboral y la personal. Es importante que lo cumplas con rigor.
  • Corres un grave peligro, el de convertirte en workaholic. Pon los medios para evitar que el trabajo se inmiscuya demasiado en tu vida personal.
  • Las labores del hogar también tienen su tiempo y se pueden planificar. No trates de adelantarlas durante tu jornada. Acostumbra a tus familiares o personas con las que convives a que debe respetarse este tiempo y no abusar de tu presencia.

Cuida tu salud

  • No dejes que el hiperpresentismo se cuele en tu vida. Es una causa de enfermedad laboral a la que se está especialmente expuesto si se trabaja desde casa.
  • Levántate cada cierto tiempo. Al haberlo habilitado todo para no sufrir tantas interrupciones, te puedes pasar de concentración y adoptar posturas forzadas que conviene romper por periodos.
  • Prevé lo que vas a comer durante la jornada. Cuando no tienes en cuenta una planificación, corres el riesgo de picotear de continuo. Si no compartes el momento de la comida, también te puedes dejar llevar por una alimentación rápida y poco saludable.
  • Establece un descanso reglamentario en tu jornada, como el que cumplen los trabajadores asalariados. Si es posible, sal fuera de casa y despéjate, puede que sea el único momento en el día en el que lo haces.
  • Practica mindfulness. Es una técnica que te va a beneficiar en cualquier caso, tanto si trabajas en casa como si no. Mantendrá tu mente en buenas condiciones.