La globalización, las nuevas formas de comunicarse, los zippies, los geekies, la cultura del gig… “El trabajo, tal y como hoy todavía se concibe, tiene los días contados”. No es ni un tweet ni la reflexión de ningún joven emprendedor. Son palabras de Camilo Agromayor, director general de Ofita. Hace un año, el fabricante de mobiliario y equipamiento integral de espacios de oficina organizó un taller con diseñadores emergentes que tituló Home, smart office y tuvo por objetivo pulsar nuevas ideas y tendencias del mundo despacho.

“El teletrabajo, en general, y el trabajo en casa, en particular, están afectando a la forma de entender y diseñar los espacios de oficina por la proliferación de nuevos conceptos, como los puestos no territoriales, que conlleva”, esgrimía. Adquieren mayor importancia las áreas colectivas, para trabajar en grupo o desarrollar una comunicación informal, mientras que los puestos personalmente asignados dan paso al pool de zonas de trabajo. Bajo este prisma, al despacho con el nombre del jefe rotulado, la puerta bien cerrada y aislado del mundanal ruido le quedan dos telediarios.

Compartir recursos, crear sinergias. Es la base del coworking, espacios compartidos, colaborativos, que reúnen a freelances, emprendedores y profesionales, sobre todo, y por ahora, del sector de internet, el diseño o el comercio electrónico. Soluciones innovadoras para afrontar la crisis con horarios flexibles y costes de alquiler más baratos, que además rescatan del aislamiento al autónomo que produce desde casa. Lo de ponerse delante del ordenador en pijama está bien para un día o dos pero el resto de la semana es bueno salir a relacionarse con personas en situación parecida, según argumentan los coworkers.

Puede decirse que el coworking existe en prácticamente todas las ciudades de nuestro país, aunque las grandes se muestran más efervescentes en este terreno. Working Space, Hub Madrid, Design Thinkers o Utopic_Us en Madrid. AdeQuat o The Lab Coworking en Barcelona. En Bilbao funciona Coworking Iparbit o Co.Lab. En Vigo, Espacio Nido. Son solo unos pocos ejemplos, hay muchísimos más. Comunidades virtuales como coworkingspain.es o comunidadcoworking.es permiten mantener el contacto y conocer las novedades del movimiento en España. Que se postula como la organización profesional del futuro.