Un acuerdo alcanzado en Bruselas modificará la actual normativa europea sobre trabajadores desplazados para adaptarla a la nueva situación tras el espectacular crecimiento de este tipo de trabajadores dentro de la UE para dar mejor cobertura a sus derechos laborales.

Los trabajadores desplazados se han incrementado en un 41%

Como consecuencia de la crisis el número de trabajadores europeos que se desplazan desde sus países para trabajar en otros estados miembro por un espacio de tiempo limitado ha crecido en un 41% desde 2010, aunque solo suponen el 1% de los trabajadores.

Estos empleados proceden desde Polonia o Hungría principalmente pero también desde el sur de Europa, de países como España o Portugal.

Los derechos de estos trabajadores están regulados por una normativa europea de 1996 que resulta ahora insuficiente. La norma sólo establece que el salario que deben cobrar estos trabajadores nunca debe bajar del salario mínimo y deben respetarse las mismas condiciones laborales en cuanto a vacaciones, descansos o normas de seguridad e higiene.

Esta situación estaba provocando lo que se denomina dumping laboral, al producirse una competencia desleal con los trabajadores del país receptor.

Igual remuneración para un mismo trabajo en un mismo lugar

A iniciativa del presidente francés Emmanuel Macron esta situación de desigualdad de derechos entre trabajadores de la UE, algunos pueden llegar a cobrar la mitad del salario que otros, va claramente en contra del espíritu europeo y se ha lanzado a una campaña anti dumping.

El acuerdo alcanzado equipara los derechos de los trabajadores en el país receptor independientemente de su procedencia. Los trabajadores desplazados se acogerán al convenio del sector correspondiente del país donde estén prestando sus servicios si estos mejoran las condiciones de sus países de origen.

El acuerdo también limita el tiempo en el que un empleado tendrá la consideración de desplazado para pasar a formar parte de los trabajadores del país receptor y estar protegido por sus leyes laborales. Este tiempo será de un máximo de doce meses prorrogable a otros seis.

Dumping europeo

España pasa de ser un país receptor a país emisor de trabajadores desplazados

Los sectores que utilizan más habitualmente esta fórmula de enviar a sus profesionales a trabajar a otros países son, sobre todo, el sector de la construcción, la industria manufacturera, los transportes, pero también otros con mayor impacto social como la educación o la sanidad.

Los países que envían a un mayor número de trabajadores fuera de sus fronteras para prestar sus servicios por un tiempo limitado son países del este de Europa como Polonia, Hungría o Eslovenia. Los países receptores y donde se están produciendo estas desigualdades tanto salariales como de derechos son, principalmente Alemania, Francia o Bélgica.

España ha pasado de ser un país que recibía este tipo de empleados a ser uno de los países que más trabajadores envía, sobre todo del sector del transporte.
Inscríbete en Infoempleo y encuentra las mejores ofertas