Cuando se produce un accidente laboral de gravedad es un drama para todo el mundo. Por supuesto principalmente para el trabajador que lo sufre y sus familiares, pero también para el empresario responsable de la seguridad de dicho trabajador.

En 1995 entró en vigor la Ley 30/95 de Prevención de riesgos laborales, que vela por la seguridad e higiene en el trabajo de todos los trabajadores. Esta Ley estableció la obligatoriedad de todas las empresas de cumplir con una estricta normativa en materia de prevención de riesgos laborales y vigilancia de la salud.

Esta prevención de riesgos laborales se basa en dos pilares básicos:

  • La evaluación de los riesgos asociados a cada puesto
  • El Plan de Prevención de Riesgos Laborales, donde se encuentra la formación de los trabajadores

Todos los trabajadores deben recibir una formación que garantice el conocimiento de todos los protocolos de seguridad necesarios para la realización de las tareas propias de su puesto de trabajo. La evaluación de los riesgos debe estudiar y analizar los riesgos que deriven  de las distintas funciones y tareas que realicen los trabajadores.

Sin embargo, no todos los empresarios cumplen con esta obligación y son muchos los accidentes laborales que podrían ser evitados.

Lesiones generadas por un accidente laboral

Consecuencias del incumplimiento normativo

Responsabilidad penal

El Código Penal establece dos tipos fundamentales de consecuencias penales en los que puede incurrir un empresario tras incumplir con su deber de vigilancia y protección de la seguridad y la salud de sus trabajadores:

  1. Delitos contra los derechos de los trabajadores.
  2. Delitos y/o faltas de lesiones por imprudencia.

Por otro lado, un delito que acarrea una consecuencia lesiva, además conllevará la responsabilidad civil o reclamación de daños.

Responsabilidad Administrativa

Los accidentes laborales por falta de cumplimiento de la normativa en materia de prevención de riesgos laborales, también puede conllevar una sanción administrativa, pues la Inspección de trabajo sancionará a las empresas incumplidoras.

Asimismo, en esta responsabilidad administrativa podemos incluir el recargo de prestaciones, por el cual la inspección de trabajo propondrá que todas las prestaciones derivadas de un accidente laboral cuya causa hayan sido los incumplimientos en materia de prevención de riesgos laborales, se vean revalorizadas a cargo de la empresa en un porcentaje que va del 30% a 50%. Este recargo de prestaciones no se puede asegurar por la empresa y es irrenunciable por el trabajador.

Tal recargo de prestaciones es de vital importancia, pues puede minar la continuidad de las empresas, ya que, por ejemplo, si existe una incapacidad permanente total a consecuencia del accidente, esta se verá incrementada a cargo de la empresa, y recordemos que la prestación que deriva de una incapacidad permanente total, es una pensión vitalicia.

Responsabilidad Civil

Cuando se produce un accidente laboral en el que haya habido algún tipo de omisión de medidas de seguridad, el trabajador podrá reclamar a su empresa una indemnización por daños y perjuicios. La empresa podrá ser sancionada por Inspección de trabajo y condenada a pagar un recargo en las prestaciones del trabajador y una indemnización.

Normalmente las empresas tienen Seguros de Responsabilidad Civil (RC) que cubren dichas indemnizaciones pero por desconocimiento y falta de asesoramiento las pólizas de seguro no siempre cubren las cantidades reales a las que tiene que hacer frente una empresa cuando uno de sus trabajadores sufre un accidente e gravedad (la indemnización puede llegar al millón de euros en accidentes con lesiones graves)

Debido a estas circunstancias cada vez son más las empresas que empiezan a interesarse por el  Labour compliance o Compliance Laboral.  Los beneficios de implementar un programa de Compliance laboral en una empresa son indiscutibles y no solo en las grandes empresas sino sobre todo en las PYMES y MICROPYMES que son las que más expuestas están y más sufren en sus cuentas de resultados los efectos de las sanciones e indemnizaciones derivadas de los incumplimientos normativos. De hecho, la mayoría de las empresas que acuden a nuestro despacho por procedimientos penales o sociales derivados de accidentes de trabajo tienen unas pólizas de seguro insuficientes para hacer frente a las indemnizaciones de ellos derivada.

¿Qué es el Compliance laboral?

Cada vez son más las empresas que son conscientes de la importancia del cumplimiento normativo en el ámbito laboral y que no solo cumplen a rajatabla con la Ley de Prevención de riesgos laborales, sino que van más allá e implementan procedimientos de identificación, análisis y gestión de los distintos riesgos que afectan a una empresa en el ámbito laboral. Desde el mismo momento que un trabajador se incorpora a una empresa (incluso antes en el proceso de selección de candidatos) hasta que finaliza su relación laboral por despido, desistimiento o jubilación, pueden generarse multitud de contingencias que pueden dar lugar a incumplimientos normativos y suponer para el empresario responsabilidades civiles e incluso penales.