La brecha laboral a la que nos enfrentamos hoy en día es evidente y generalizada. Los recién contratados ganan unos 8000 euros anuales menos con respecto a los de mayor antigüedad. Las personas sin estudios, casi 16.000 euros de diferencia que aquellas que tienen un máster. Las mujeres pierden 3600 euros cada año con respecto a los hombres. Y es que la crisis económica ha conseguido que el 70,3% de los trabajadores no se considere bien pagado. Pero ¿volveremos algún día a los niveles previos?

La realidad de las retribuciones en España

El Informe Infoempleo Adecco analiza las retribuciones percibidas por los profesionales durante el año pasado nos acerca a la realidad laboral del mercado español. Se gana menos que durante los años previos a la crisis económica y la brecha salarial puede llegar hasta el 23,2% entre trabajadores que llevan menos de un año en la empresa frente a aquellos que sobrepasan los diez años. Lo primeros ganan 20.086 euros al año, mientras que los segundos alcanzan los 28.598 euros anuales. Mismo puesto y mismas funciones, pero diferente salario.

El nivel formativo también influye en esta diferencia salarial: un titulado universitario gana un 74% más que una persona sin estudios o con estudios básicos, y un 21% más que un titulado en formación profesional superior. Una persona que tenga un máster puede ganar hasta 30.943 euros al año, mientras que una sin estudios no pasa de los 15.107 euros. Aquellas que poseen el bachillerato ganan una media de 18.912 euros anuales y las de licenciatura, diplomatura o grado, 26.270 euros.

El nivel educativo influye en el sueldo

Por área de trabajo, también hay una marcada distancia. Quienes se dedican al sector de la tecnología, la informática y las telecomunicaciones ganan 30.474 euros anuales; los de marketing, comunicación y contenidos, 30.030 euros; los comerciales, 25.884 euros; la atención al cliente, 19.581 euros, y los que menos, los del sector administrativo, 18.367 euros al año. De nuevo, la diferencia es evidente.

Y no podemos olvidarnos de las mujeres, que, trabajen en el sector en el que trabajen, ganan 1,17 veces menos que los hombres. El salario de ellas suele ser de 21.194 euros anuales, mientras que el de ellos llega a los 24.889 euros. En las posiciones directivas, esta brecha es mayor: ellos ganan 46.351 euros al año y ellas, 42.874 euros.

¿Subirán los salarios en 2019?

Las empresas admiten que, aunque han continuado ampliando su plantilla en el último año, los salarios que han ofrecido son más bajos que los de aquellos trabajadores que ya formaban parte de su equipo. El 56,3% de las empresas asegura que paga un sueldo inferior a los nuevos empleados, un 30,2% ofrece una remuneración de un 15% menor y tan solo el 5,6% ofrece retribuciones superiores.

En cuanto a una posible subida salarial de cara al 2019, unos dicen que sí y otros, que no. El 64,8% de las empresas asegura que aumentará la retribución de sus empleados, mientras que el resto no lo hará. Asimismo, el 59,7% cree que para el 2025 habremos recuperado los niveles perdidos durante estos últimos años de crisis, frente al 40,3% que opina que no lo conseguiremos.