Estar desempleado no significa estar parado. Después de haber asimilado el duro golpe que supone un despido toca ponerse manos a la obra cuanto antes para establecer una dinámica positiva y sacar provecho de la situación. Pulir la formación y la marca personal o subir el ánimo haciendo algo de ejercicio físico te ayudarán a establecer una rutina beneficiosa para tus intereses.

Actualiza tus conocimientos

Es el momento de ponerse con el excell, software de edición de vídeo, de retoque fotográfico o de darle un empujón al inglés. Lo único que necesitas es un ordenador y conexión a internet ya que hay una gran variedad de cursos gratuitos online (MOOC) con los que poder actualizar conocimientos sin que suponga un desembolso extra. En caso de que sea posible hacer una inversión en formación busca los cursos que te ayudarán a darle un giro a tu CV o adquirir una nueva competencia.

Voluntariado

Dedicar un tiempo a ayudar a personas que lo necesitan ofreciendo tus conocimientos tendrá una recompensa múltiple. Estás contribuyendo a mejorar las condiciones de vida de otras personas, tus conocimientos permanecen frescos o descubres habilidades que no sabías que tenías (¡puede ser el germen de una futura profesión!). Tu red de contactos se amplía, algo muy importante a la hora de encontrar un trabajo ya que un porcentaje muy elevado lo encuentra gracias a los contactos personales. El recorrido de la ayuda es amplio. Puede ir desde lo más cercano y con una estructura básica como puede ser una asociación de vecinos, el AMPA del colegio de tus hijos hasta el apoyo a alguna organización que tenga que ver con la defensa de los derechos de algún colectivo. Puedes ponerte en contacto con organizaciones con una mayor complejidad y alcance donde también las áreas de ayuda se multiplican.

6 actividades con las que no estarás parado

Hacer ejercicio

Establecer una rutina con alguna actividad deportiva te ayudará fácilmente a organizarte bien el día y no tener la sensación de pérdida de tiempo. Conseguirás mejorar el estado de ánimo y enfrentarás la situación con mayor optimismo. Ponerte retos a nivel deportivo y superarlos también mandará el mensaje a tu cerebro de que tienes actitud y voluntad suficiente para afrontar dificultades. Esto influirá de forma positiva en el proceso de búsqueda de empleo.

Elige un deporte con el que disfrutes para asegurarte esos momentos de placer todos los días: caminar, bailar, correr, o jugar en un equipo a un deporte colectivo.

Emprendimiento

Sacar provecho de una habilidad o hobbie que llevas practicando desde hace tiempo y tratar de monetizarlo puede ser una forma de descubrir la rentabilidad de una afición o talento. El objetivo es pensar si puedes hacer una profesión de ello. ¿Puedes enseñarlo?, ¿puedes venderlo?, ¿puedes ofrecerlo como un servicio por ejemplo relacionado con el transporte de mercancías o de viajeros? ¿Eres manitas?, ¿sabes cocinar?, ¿se te da bien la informática o la telefonía móvil?, ¿tienes estilo y sabes de moda? ¿Qué tal reorientar tu carrera como personal shopper o home consultant? Valora si necesitas ampliar tu formación o incluso necesitarás algún  título o certificado como por ejemplo el de manipulador de alimentos para ponerte con ello.

Para dar a conocer tu actividad lo recomendable es hacer algún curso de marketing digital. Busca formación gratuita online, hay mucha relacionada con el emprendimiento  Si tu economía te permite hacer algo de inversión también puedes optar por cursos con mayor contenido o duración.

Sé un youtuber

Y si estas habilidades crees que soportan la difusión en contenidos audiovisuales entonces lo suyo es hacerse youtuber. Conseguir dinero por esta vía no es fácil pero aplicándote y con constancia puedes llevarte algunos ingresos que te ayuden a pasar el mes. Otra de las ventajas es la capacidad que tiene como plataforma de difusión de tus destrezas. La viralidad acudirá en tu ayuda.

Para ser youtuber necesitarás unos mínimos conocimientos de edición de vídeo, iluminación o cámara.

Ábrete un blog

Si prefieres escribir a hablar frente a una cámara puedes abrirte un blog. De esta forma ordenarás tus conocimientos, y mejorarás tu marca personal como profesional de tu sector. Empléate en darle difusión a cada entrada a través de las redes sociales y Linked In. Busca la conversación a través de las keywords en la que se encuentren tus colegas de profesión y da a conocer todo el contenido de valor que vas creando.

Durante el tiempo que estés buscando empleo procura acudir a todo evento relacionado con tu actividad que se organice para hacer networking. Lleva tarjetas de visita en donde aparezcan todas tus formas de contacto. Puedes darle la vuelta a esta experiencia en principio negativa, en una oportunidad. Estar buscando trabajo (o “entre trabajos” como dicen los ingleses) será una posibilidad para descubrir tu talento. Mientras tanto sigue buscando empleo.