El cine se hace eco de las inquietudes, retos, miedos y aspiraciones del ciudadano medio. En esta parte del mundo las personas se definen por su relación con el empleo. Desempleados, becarios, emprendedores, asalariados, jefes… Muchas películas retratan el mundo laboral y podemos vernos identificados en unas u otras dependiendo de las circunstancias. Os traemos cinco pelis de las que podemos extraer valiosas enseñanzas sobre cómo sobrevivir en un nuevo empleo.

1. Nunca es tarde

En muchas ocasiones la jubilación llega cuando aún se está en plenitud de facultades. Los profesionales de mayor edad sienten que pueden aportar su valiosa experiencia a emprendedores. Esta es una de las principales líneas argumentales de la recién estrenada El becario. Saber integrar la experiencia de los más mayores de la plantilla con las nuevas formas de trabajo es uno de los retos a los que se enfrentan actualmente los departamentos de recursos humanos. Bien gestionado puede resultar una simbiosis ganadora, si se sabe minimizar las carencias y resaltar los logros en equipos multigeneracionales.

2. A mayores obstáculos, mayores retos

No rendirse, aprender a detectar qué se está pidiendo, perseverancia, poner en marcha habilidades resolutivas adquiridas en otros ámbitos como, por ejemplo, los estudios. Se pueden aportar puntos de vista originales, ya que se tiene una perspectiva alejada y una mirada nueva. Estas son las enseñanzas que podemos extraer de la película El diablo se viste de Prada. El personaje de Anne Hathaway se encuentra con una jefa caprichosa y exigente con una forma de trabajar despótica y caprichosa. Su inexperiencia en el sector de la moda, que además detesta, hará que las dificultades se multipliquen. Un cambio de actitud frente al trabajo y la perseverancia hará que consiga ser un elemento imprescindible dentro de la organización.

3. A trompicones por la curva de aprendizaje

Debido a la escasez de puestos de trabajo en un determinado sector en ocasiones hay que adaptar los conocimientos adquiridos para aplicarlos en una nueva profesión. Los becarios cuenta esta historia de adaptación a las nuevas formas de trabajo. Los protagonistas, vendedores sin empleo, ven una oportunidad de trabajo en la tecnológica Google. Sus habilidades y competencias están bien engrasadas y testadas por los años. Forman un buen equipo. Llegar a Google les enfrenta con el reto de tener que trabajar con un equipo más amplio, que les dan mil vueltas en cuanto a conocimientos tecnológicos. Pero esta gran brecha no supone un problema insuperable. Existen otras capacidades que hay que aprovechar, como saber motivar o ser líder de un grupo que está especializado por tareas. Cada uno se dedica a lo que mejor sabe hacer y esa es la argamasa del éxito.

4. La innovación en las formas organizativas del trabajo

La historia del emprendimiento en nuestra época la ha escrito Mark Zuckerberg. La red social cuenta cómo aprovechar la oportunidad. Detectar una necesidad y ponerle solución. En esta película se describe el ambiente proclive para el emprendimiento: la universidad, la capacidad de riesgo de los inversores. Narra cómo nace un producto, fruto de una necesidad concreta, y llega a alcanzar dimensiones planetarias gracias talentos en cooperación y una gran motivación. También refleja una forma de trabajar alejada de formalismos, con un sistema organizativo de las tareas que a todas las empresas relacionadas con la innovación y la tecnología les sirve de inspiración.

5. El motor de la empatía y la implicación

Una buena actitud, implicación y empatía es lo que da brillo a cualquier entrevista o puesto de trabajo. Y para motivada, Erin Brockovich. La protagonista carece de formación especializada, pero su capacidad para involucrarse y su tesón le llevan a adquirir unos conocimientos en un tiempo récord. El motor de la implicación personal es muy potente, ya que facilita la constancia. “Imposible es solo una opinión”.