Los estudios lo demuestran una y otra vez. A mayor formación mayor probabilidad de encontrar un empleo. Pero entre las posibilidades que se ofrecen desde el sistema educativo, ¿qué elegir?

Analizaremos cinco aspectos: empleabilidad, duración de los estudios, investigación y prácticas, la docencia y el emprendimiento en dos de las opciones más populares: los estudios universitarios y la FP. Encuentra todas las posibilidades para estudiar lo que te gusta.

Empleabilidad

El último informe Infoempleo- Adecco 2015 llama la atención sobre la buena emplabilidad que ha adquirido la FP en los últimos años. La demanda de titulados en FP en las ofertas durante el 2015 fue de un 29,9%. El grado superior (21,57%) en mayor medida que el medio (8,03%).

Por otro lado, afirman los mismos datos que el 42,2% de las ofertas en el 2015 tienen entre sus requisitos la formación universitaria. La relación entre la formación universitaria y la empleabilidad depende de tres variables:

  • La fase de la carrera profesional. Ser graduado o licenciado es menos relevante cuanto  mayor es la experiencia. La titulación solo gana peso, aporta valor, cuando hay coherencia con el resto de la carrera profesional en el caso de que los estudios guarden relación con la carrera.
  • La oferta y demanda respecto al mercado de trabajo. El atractivo de una titulación universitaria está en función de lo demandada que esté en el mercado laboral.
  • Los estudios de posgrado. Es el factor de especialización y diferenciador. Se tiene muy en cuenta en el primer empleo tras acabar los estudios y en el momento en el que se quiere dar un salto para la promoción o el ascenso.

Duración de los estudios

La duración de los estudios es algo que se suele tener en cuenta a la hora de decantarse por una formación u otra. El precio de las matrículas hará en muchos casos que las personas con menos recursos opten por las carreras más cortas o una formación en la que se consiga un título antes.

Cada ciclo de FP (básico, medio y superior)  tiene una duración de dos años. Dependiendo de dónde partas, si has terminado o no la ESO, el primer o el segundo ciclo, podrás incorporarte a una titulación técnica superior en dos años, cuatro o más.

Conseguir una titulación universitaria te llevará al menos cuatro años. Dependiendo de la dificultad pueden ser más. Desde el año 2015 se dio la posibilidad a las universidades de adaptarse al modelo 3+2. Es decir, tres años de grado más dos de especialización. De momento solo unos pocos centros ofrecen estos grados.

Manos a la obra: investigación y prácticas

Poner en práctica los conocimientos adquiridos es el fin de unos estudios completos. Las posibilidades que ofrece la universidad para iniciar una carrera investigadora son mucho mayores de las que puede ofrecer una titulación técnica.

Las universidades tienen principalmente dos tareas: formar e investigar. La evaluación de estas actividades suelen constituir los criterios de calidad de un centro y entran en juego dentro de los rankings. Según el último informe de la Fundación CyD, el 46,78% de la investigación que se produjo en España en 2015 lo realizó la universidad, dato por encima de la media de la UE, que fue de 38,71%.

El componente práctico de la formación en FP constituye parte de la titulación. El objetivo es que sean unos estudios en los que el peso de las prácticas sea muy relevante. Los contenidos que se estudian también están muy enfocados a las necesidades del mercado laboral.

El camino de la docencia

Terminar viviendo de la docencia dentro de la universidad es un largo camino. La remuneración es escasa y el reemplazo lento. Conseguir una plaza de profesor titular llevará años de experiencia docente previa y un gran número de publicaciones. Si prefieres compaginar una labor profesional con la docencia en la universidad puedes pensar en ser profesor asociado. Por lo general, tu CV académico tiene que ser muy bueno y es necesario tener un doctorado.

Para ser profesor de FP hay un requisito indispensable que es haber realizado el Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanzas de Idiomas. Tiene una duración de un año. Si tu titulación previa no te da acceso a un máster, existe un curso equivalente.

Las posibilidades del emprendimiento partiendo de una formación

Según se afirma en la Radiografía de la universidad española: liderazgo emprendedor e innovación en la universidad española, un estudio realizado por la empresa de estudios demoscópicos GAD3, uno de cada cinco universitarios quiere ser empresario. El emprendimiento está presente en las materias universitarias de forma transversal desde la implantación del plan Bolonia en las universidades españolas en el 2010 y parece que se recogen sus resultados.

Los nuevos ciclos formativos de FP incluyen entre su oferta el módulo Empresa e iniciativa emprendedora con una clara intención de fomentar la cultura del emprendimiento. En colaboración con las cámaras de comercio se ha elaborado material educativo para hacer más atractivos este módulo.