Pasar por la universidad no supone solo adquirir conocimientos y una titulación. Hay experiencias que se viven únicamente en el ambiente académico de las facultades, un ejemplo de ello es la Universidad Alfonso X el Sabio (UAX), mucho más que una Universidad. En ella, además, gracias a su comunidad universitaria podrás probar recursos y materiales de los que otro tipo de centros no disponen, y de establecer un primer contacto con el entorno laboral al que quieres dedicarte.

Qué te aporta la universidad además de un título

Estas son algunas de las actividades que se pueden hacer gracias a estar matriculado en esta Universidad:

1. Aprender. Sí, esto es evidente para cualquier tipo de estudios. Sin embargo, en la universidad muchas veces es en el único lugar donde se explican conceptos básicos y complejos de lo que será tu dedicación. Además, estos saberes se sitúan en el contexto y se relacionan lo que será tu campo profesional con otras áreas afines. Por otro lado, te suele proporcionar algo tremendamente útil: metodologías y procedimientos que podrás adaptar durante tu trayectoria.

2. Probar tus límites. La universidad es también un campo de pruebas. Aprende a valorar los trabajos de investigación y las horas prácticas. Ahora quizá pienses que te aburriría ir al laboratorio a las 9 de la mañana, pero piensa que es una oportunidad de experimentar situaciones que quizá no se vuelvan a repetir en toda tu carrera profesional. Puedes aprovechar la ocasión para definir tu perfil, qué áreas te gustan más y de cuáles quieres distanciarte.

3. Hacer contactos. Mucha gente recuerda los años de universidad con gran añoranza. Allí se establecen a veces amistades realmente afines, pues ya de primeras se cuenta con la misma vocación. Este tipo de contactos puede que no los necesites nunca en el ámbito laboral y que solo quedes con ellos para continuar la amistad. Pero, si algún día los requieres, suelen estar mucho más afianzados que la mayoría de los que establezcas en tu trayectoria profesional. También se te presenta la ocasión de hacer estancias en el extranjero y conocer otras facultades, algo que sin duda enriquece tu perfil y tus contactos.

4. Investigar. Esta actividad es propia del ámbito académico. Los intereses comerciales suelen estar mucho más controlados que en otras instituciones y, por lo general, los estudios son más independientes. Aunque los presupuestos dedicados a la investigación han sufrido mucho en los últimos tiempos, los recursos que te proporciona la universidad quizá no los encuentres en ningún otro lugar.

5. Publicar. El aval de un departamento de la universidad es la llave para publicar en muchas revistas y publicaciones especializadas. También para participar como ponente en congresos y simposios. Además de ayudar en la difusión del conocimiento, toda esta actividad te permite contactar con otras personas e instituciones que pueden influir en tu trayectoria profesional.

contactos en la universidad

Aspectos que hay que tener en cuenta

Hemos hablado de las ventajas de pertenecer a esta universidad, más allá de la titulación. Sin embargo, no siempre es el momento de embarcarse en esta empresa. El esfuerzo económico es evidente. Ya no solo porque tengas que hacer frente al pago de la matrícula, también supone no ganarte el pan entre tres y cinco años como mínimo. Aunque puedes combinar los estudios con un trabajo.

Si eres estudiante y estás pensando cursar estudios superiores, ten en cuenta que, pese a las circunstancias, este esfuerzo puede suponer una gran inversión. Si estás planteándote hacer un módulo, ten presente también la posibilidad de continuar con una carrera después de acabarlo.

Aprovecha la experiencia universitaria