Si ahora mismo abrieras la puerta del ascensor y apareciera un león todos tus sentidos se amplificarían al 100%. La sangre bombearía más rápido para optimizar la respuesta del organismo y poder escapar de ahí. Una reacción biológica muy necesaria para sobrevivir en un contexto de peligro.

El problema viene cuando no es un león lo que aparece al abrirse las puertas del ascensor, sino que, simplemente, no hay nadie. Pero tu corazón empieza a latir al mismo ritmo que si estuvieras bajo una amenaza inminente. Es lo que conocemos como ansiedad, cuya causa tiene que ver muchas veces con una acumulación de estrés laboral.

Ser una persona estresada sin darte cuenta

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 30% de las bajas están causada por el estrés laboral. Y es que hacer demasiadas cosas, y estar sometido a presiones de todo tipo, exigen poner al límite el organismo para poder cumplir con todas. Y se termina enfermando.

Casi sin que se note, hay una serie de situaciones que generan estrés. Estas son algunas de ellas.

  • No llegar a tiempo. Encajar actividades en las 16 horas, más o menos, que quedan libres (descontando las que se emplean en dormir), es cuestión de hacer malabarismos. Llegar a tu hora a trabajar, recoger a los niños en el colegio, ir al gimnasio.. te obliga a correr para estar a tiempo en todos los sitios. Esto en el caso de que se complete la jornada de una vez, y no haya que acudir a otro trabajo. Exige una gran organización y,  muchas veces, los nervios pueden verse afectados. Es muy probable que se viva con la sensación de que falta tiempo. Percepción que, a medio-largo plazo, afecta severamente la salud.
  • Mal ambiente en el trabajo. Que las condiciones de trabajo no sean las adecuadas es un desencadenante de conflictos. No siempre exteriormente, lo que provoca necesariamente mal ambiente, pero sí dentro de uno mismo. Se va acumulando frustración y malestar, y esto puede estar contribuyendo perjudicialmente a la salud. Toca poner fin a esa situación tomando una determinación.
  • Dormir mal o poco. El sueño es un proceso delicado que no solo atañe a las últimas horas del día, sino que se va conquistando gracias al respeto por los ritmos circadianos que ayudan al metabolismo. Por otro lado, llegar a la cama sin haber resuelto cuestiones es una de las principales razones del insomnio. Y, aliñado con el estrés, se convierte en una pescadilla que se muerde la cola: no se descansa debido al estrés y el cansancio acumulado hace que no se esté en buenas condiciones para afrontar el día siguiente, lo que genera frustración y estrés.                                                                                                                                                                                               5 cosas que producen estrés laboral y todavía no lo sabes
  • Tener un mal momento personal.  Estar pasando una mala racha, sufrir una enfermedad propia o de una persona cercana, estar descontento con uno mismo o con alguna circunstancia de tipo económico puede contribuir a que los conflictos personales se multipliquen. La consulta con un psicólogo puede ayudar a gestionar emocionalmente lo que está ocurriendo para poder sentirse mejor.
  • Estar pendientes de las comunicaciones y redes sociales. La atención y la concentración son estados de la mente delicados y costosos de conseguir. Estar en continuo contacto con el mundo exterior, consultando numerosas fuentes de información y contenidos, hace que la atención esté siendo continuamente interrumpida. Esto es una fuente generadora de estrés, porque no se puede dedicar tiempo a todo lo que llama la atención. Intentarlo, contribuirá a incrementar la ansiedad.

Cómo luchar contra el estrés laboral

Tener presentes estas cuestiones ayudará a tomar conciencia del problema y buscar soluciones. Estas vendrán por asumir que no se puede con todo e ir introduciendo cambios.

Por ejemplo, eliminar actividades que desgastan más que aportan, hacer un cálculo económico sobre las necesidades reales y valorar si las superfluas obligan a trabajar más. Tener tiempo para compartir con los demás y hablar de problemas a los que se pueda dar una solución que pueda ser colectiva.

Un especialista médico al que poder consultar en cualquier momento ayuda a tranquilizar sobre algunos síntomas que se manifiestan en el organismo debido a la acumulación de estrés. Es lo que propone Gádaca, una app sobre salud que ayuda a resolver dudas médicas las 24 horas del día.