Los resultados de la última encuesta de la EPA (Encuesta de Población Activa) correspondientes al último trimestre del año han sido positivos. Se ha producido un descenso del número de parados en 83.000, lo que sitúa al total de desempleados en 4.237.800 del total de la población activa. Parece que encontrar un empleo resulta cada vez menos costoso.

Por añadidura, el número de ocupados aumenta en el total del año en 413.900 más, aunque los tres últimos meses se ha producido una fuga de cotizantes con respecto al trimestre anterior de 19.400. El número de personas afiliadas a la Seguridad Social se coloca en 18.508.100.

Con una tasa de desempleo del 18,63%, similar a la de 2009, la Ministra de Empleo Fátima Báñez se muestra optimista con los datos y afirma que es “la mayor bajada del paro desde el inicio de la recuperación”. Remarca además que “en España existen dos millones de parados menos desde el inicio de la recuperación en España”.  Consciente del camino que queda por recorrer declara que “la senda del empleo es lo suficientemente ancha para que por ella transite todo el que quiere más y mejores empleos […] Hay espacio para el diálogo y para el consenso. Y así estamos avanzando pacto a pacto”.

thinkstockphotos-187451924

Menor tasa de paro pero la precariedad se extiende

Los datos confirman la recuperación del empleo una vez más y de forma continuada, pero para los sindicatos este aumento no se lee de forma tan positiva, ya que según entiende Mari Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT , “no se puede asentar la recuperación extendiendo la precariedad”, lo que hace referencia a los datos de la tasa de temporalidad (el número de contratos temporales sobre el total de asalariados), que aumenta hasta el 26,5%. Desde UGT se señala también la tasa de parcialidad involuntaria, las personas que trabajan de forma parcial porque no han encontrado un puesto de jornada completa. Seis de cada diez se encuentran trabajando menos de lo que quisieran.

Además señalan que los buenos resultados no son tanto producto de que las personas paradas hayan encontrado un empleo, sino que han dejado de formar parte de la población activa porque se han jubilado, emigrado o han dejado de buscar trabajo bien por desánimo, bien por continuar con su formación. Para Ramón Górriz, secretario de Acción Sindical de CCOO declara: “La creación de empleo se ha desacelerado, crece menos que en los dos últimos años”.

El empleo público experimenta una notable bajada

La bajada de empleo en el sector público parece ser el responsable de la desaceleración del  crecimiento del empleo durante el 2016. La ocupación descendió en el sector público en 17.800 personas, achacable según algunas fuentes a las medidas para la contención del déficit público que el Gobierno aplicó este verano.

Las comunidades que más redujeron el número de personas en situación de desempleo fueron Cataluña, con 110.000 desempleados menos; Andalucía, con 78.000, y la Comunidad de Madrid con 73.700.

El sector Servicios fue el que tiró del empleo con mayor fuerza en todo el año, dando empleo a 240.400 trabajadores. Industria empleó a 115.700 personas más, Agricultura a 37.000 y la Construcción que fue el que menos empleo creó el año pasado, con 20.800 personas más.

Unos de los datos más preocupantes es el número de familias en las que todos los miembros en activo se encuentran en paro. Pese a que se ha reducido respecto al trimestre anterior en 50.500, el total de hogares en esta situación es de 1.387.700. De estos 344.800 están formados por una sola persona.