¿Llega el verano y no eres capaz de desconectar del trabajo? ¿Vuelves de las vacaciones y sientes que no has disfrutado plenamente? El verano es la estación del año más esperada por los trabajadores. Cada año, deseamos ansiosamente que lleguen esos días de descanso para desconectar de las responsabilidades y de la rutina diaria, de disfrutar de unos días al aire libre y de todo lo que no podemos hacer durante el año.

Sin embargo, cuando llegan no somos capaces de desconectar del todo del trabajo, y seguimos pendientes de todas esas responsabilidades que no nos dejan descansar. De hecho, según una encuesta realizada por la compañía Adecco en 2017, el 34,8 % de los trabajadores no es capaz de desconectar plenamente del trabajo cuando está de vacaciones. Además, casi la mitad de los trabajadores asegura que consulta el correo electrónico de la empresa durante esos días.

¿Por qué es importante desconectar?

Trabajar implica rendir, y para poder rendir es fundamental ser capaz de desconectar plenamente cuando no se está trabajando. Las vacaciones suponen, no solo un descanso a nivel físico,  sino que también es un descanso mental que supone olvidarse de todo lo que nos causa estrés.  Es por esto que es fundamental tomarse unos días de descanso y desconectar para poder mantener a la vuelta la productividad en el trabajo.

desconectar-realmente-en-vacaciones

Consejos

1. Nadie es imprescindible. Lo primero que tienes que hacer para desconectar es mentalizarte de que nadie depende de ti y de que no eres imprescindible.

2. Resuelve los asuntos más importantes. Antes de marcharte de vacaciones, dejar todo bien terminado,ya que esto te ayudará a desconectar de manera más sencilla.

3. Avisa de que estarás desconectado. No hay nada tan urgente que no pueda resolver otra persona que no seas tú, así que antes de irte de vacaciones informa a tus compañeros de que no estarás localizable durante esos días.

4. Dosifica el uso del ordenador y el móvil. Cierra el correo electrónico y utiliza el móvil lo menos posible, ya que esto implica estar recibiendo llamadas y mensajes y te impedirá desconectar completamente.

5. Adapta las vacaciones a tu personalidad. Busca el sitio que más te guste para descansar; si eres una persona activa no tiene sentido que te plantees unas vacaciones de playa y hamaca, simplemente ocupa tu agenda con ciertas actividades que no puedes hacer durante el resto del año.

6. Deja a un lado la tecnología. Si sueles pasar mucho tiempo delante de un ordenador, trata de cambiar esos hábitos ‘digitales’ por otros ‘analógicos’: lee un libro, la prensa impresa, resuelve crucigramas y olvida las apps.

7. Cambia por completo la rutina. Durante los días de vacaciones debes aprovechar para hacer aquello que no sueles hacer habitualmente. Dedica más tiempo a hacer todo lo que te gusta y que, sin embargo, no tienes tiempo de hacer durante el año.

8. Cuida la alimentación. No cambies los hábitos alimenticios, pero date algunos placeres gastronómicos de vez en cuando para recordarte a ti mismo que estás de vacaciones.

9. Duerme más horas de lo habitual. Olvídate del despertador y de los horarios, aprovecha para dormir al menos ocho horas diarias y disfruta de las siestas.

10. Evita conversaciones del trabajo. Recuerda que estás de vacaciones y aprovecha para disfrutar de otro tipo de conversaciones que no te hagan pensar en el trabajo.

Por lo tanto, si quieres disfrutar realmente de las vacaciones, no te olvides de poner en práctica todos estos consejos y todo aquello que te ayude a desconectar.