A trabajar por cuenta propia se puede llegar de muchas maneras. Hay quien es emprendedor nato y ni siquiera se ha planteado echar un CV en la vida. Hay quienes después de trabajar algunos años en empresas se han visto con herramientas suficientes como para montárselo por su cuenta. Y otros muchos se han visto obligados por las circunstancias de la crisis y, cansados de buscar un puesto de trabajo estable sin encontrarlo, han querido intentar una aventura en empresarial.  Todos ellos son los que cotizan en el bajo las siglas RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos).

Las promesas electorales a los autónomos

Los trabajadores autónomos y su especial (y controvertido) régimen de fiscalidad forman  parte de las promesas electorales de los principales partidos políticos. Estos son algunas de las propuestas de los principales partidos con representación en todo el territorio.

Cotizar en función de los rendimientos netos, esto es, lo que queda después del pago de impuestos es la propuesta del PSOE frente al sistema actual que obliga a elegir entre un mínimo y un máximo independientemente de lo que se obtenga como beneficios netos. Otra de sus propuestas es ajustar la estacionalidad pasando de pagar de forma trimestral a hacerlo mensualmente (y añaden una excedencia para emprender de forma que se asegure un puesto de trabajo ).

El PP propone flexibilizar el sistema de cotizaciones para que haya una mayor capacidad de elección por parte de los autónomos. Además, se compromete a facilitar el acceso a este régimen especial de cotización a aquellas personas con dificultades para acceder al mercado laboral.

La promesa de Ciudadanos para este colectivo en las inminentes elecciones es el establecimiento de cuotas en función de la facturación, y mejorar las condiciones de la Ley de Segunda Oportunidad, en la que proponen la dación en pago del inmueble de la sede del negocio con el fin  de reducir la deuda hipotecaria.

Tanto el partido naranja como Podemos plantean la gratuidad de las cuotas a la Seguridad Social, en el caso de que el rendimiento no supere el salario mínimo interprofesional (establecido en 665 euros en 2016). Esta formación propone apoyo al colectivo a través del ICO (Instituto de Crédito Oficial) y el endurecimiento de la Ley de Morosidad, principal fuente de preocupación de los autónomos.

El trabajo autónomo tendrá mucho peso en el futuro

Según informa la Federación de Trabajadores Autónomos ATA, está previsto que el número de trabajadores por cuenta propia aumente hasta el 35% en diez años. De momento, las oscilaciones producto de la inestabilidad del mercado se producen tanto a la baja (con un fuerte descenso del número de autónomos registrados en enero de este año) como con subidas en los datos recogidos en el primer trimestre del año, en el que se produce un aumento del 0,04% respecto al mismo trimestre del 2015.

Este aumento ha sido responsabilidad de las mujeres, que aumentaron en 1.418 nuevas afiliaciones en este primer cuarto del año. Los hombres afiliados descendieron en 122.

Educación, actividades sanitarias, hostelería y transportes son las actividades que registraron aumentos durante estos tres primeros meses, según la Federación. La construcción, el comercio y la agricultura fueron los sectores que perdieron mayor número de trabajadores autónomos.

Recurrir al autoempleo es la fórmula que han seguido muchos trabajadores para subsistir dentro del mercado laboral. En otros países el porcentaje de trabajadores autónomos llega hasta el 40%, como en EEUU donde el sistema no protege frente el desempleo.